Medio Domo

El Medio Domo (Half Dome), dominando majestuosamente el paisaje del valle a 4,737 pies sobre su base, es el elemento más afamado y reconocido en el Parque Nacional Yosemite (Yosemite National Park). Con su imponente frente plano y su altura que inspira sobrecogimiento, ésta es claramente una de las paradas más inolvidables en nuestro tour de Yosemite. Habiendo sido llamado Roca Grieta (Cleft Rock), originalmente, por los nativos americanos miwok, la forma única de esta maravilla natural ha sido una característica fascinante del Valle Yosemite (Yosemite Valley) por siglos.

La cara occidental del Medio Domo es una enorme roca escarpada hecha de granito puro. Aunque muchos visitantes confunden su forma hemisférica con el resultado de un domo completo que perdió su mitad noroeste espontáneamente, éste es un error común. Cuando los glaciares todavía dominaban el Valle Yosemite, creando muchas de sus más queridas formaciones rocosas y, de hecho, el valle mismo, el movimiento gradual de un glaciar particular en el frente del Medio Domo, paulatinamente a lo largo de miles de años, pulió la cara de la roca para formar la caída vertical y escarpada que conocemos hoy día. Otra teoría es que las pequeñas fracturas en la roca dejaron que entrara el agua y al congelarse se expandió, formando así las capas de roca escarpada del frente del domo. Pero incluso esto podría parecer algo como una ilusión óptica. Visto más fácilmente desde otra parada en nuestro tour, el Punto Glaciar (Glacier Point), la mitad del Medio Domo es, de hecho, no tan redondeada como usualmente se piensa. Desde ese punto de referencia, es claro que la espalda jorobada de la formación es casi tan empinada como su frente, excepto en su cumbre misma, significando que solamente alrededor del 20 por ciento de la roca fue desgastada por el movimiento del glaciar, no la mitad completa como usualmente se ha pensado.

En 1873, el explorador del Valle Yosemite, John Erastus Lester, escribió en su libro El Yo-semite, su Historia, sus Escenarios y su Desarrollo (The Yo-semite, its History, its Scenery, and its Development) que el Medio Domo era "perfectamente inaccesible". Su cara de roca escarpada, granito pulido y ascendiente empinado era y es un reto formidable para incluso el más experimentado explorador, pero hoy día existen muchas maneras de subir a la cumbre del más asombroso monumento y maravilla natural de Yosemite. Más de diez rutas escalando roca conducen hacia arriba por la cara empinada del frente noroeste de la roca. Estas rutas solo deben ser recorridas por escaladores muy experimentados, pues constituyen un trayecto extremadamente demandante, tanto física como mentalmente.

Existen también muchas formas de escalar el Medio Domo, todas culminando en un ascenso común de 45 grados y 425 pies. La única ayuda que los escaladores tienen para superar este obstáculo es un conjunto de cables de metal en postes sobre el camino arriba en la cara de la roca, lo cual permite que los escaladores puedan jalarse a sí mismos en forma efectiva hacia la cumbre. El Servicio del Parque Nacional (National Park Service) califica todas las escaladas del Medio Domo como "extremadamente extenuantes" y los escaladores experimentados aconsejan tomar varios días para completar el ascenso. Aunque el punto de partida está únicamente a dos millas de la cumbre, la formación de roca requiere que se haga un trayecto que consiste de zigzags en su mayor parte, haciendo que en total se recorra la formidable cantidad de 8.5 millas. Aquellos que alcanzan la punta, sin embargo, concuerdan en que las vistas incomparables hacen que valga la pena el esfuerzo.

Ha habido muchas caídas fatales durante las escaladas, pero la vasta mayoría de los accidentes ocurren porque los visitantes no siguen los lineamientos sobre cuándo y cómo escalar. Poner pie fuera de los cables de metal puede ser muy peligroso porque la roca es tan resbaladiza que una vez que se resbala, intentar parar la caída es muy difícil. Adicionalmente, es muy mala idea escalar en la lluvia, durante las tormentas eléctricas y los meses más fríos, pues la lluvia y el hielo hacen que el granito sea especialmente resbaloso. Los (rangers) enfatizan que accidentes como estos son fácilmente previsibles si los visitantes siguen simples precauciones durante el ascenso y el descenso de la roca.

Pero el Medio Domo es tan famoso por su belleza estética como por su dificultad. El afamado fotógrafo naturalista, Ansel Adams, capturó la belleza delicada de la formación en incontables fotografías icónicas. Frecuentemente resaltando el contraste entre la textura de la cara vertical y la suave continuidad de un cielo sin nubes, sus fotografías captan verdaderamente la belleza majestuosa de todos los atractivos naturales de Yosemite, especialmente la maravilla austera del famoso Medio Domo. El pintor romántico, Albert Bierstadt, también creó muchas representaciones famosas del Medio Domo, enfatizando su tamaño asombroso y sus características imponentes para mostrar el dominio de la naturaleza sobre el hombre.